Ana de Praga y su vocación herética

ALDO ALDANA / La Comerciante de Libros (2007), segundo libro de Brenda Vantrease, maestra de inglés y bibliotecaria con amplios conocimientos del medioevo, nos ubica en una trama de amor, fe, traición y política religiosa del Siglo XV.

Ana Bookmang habita en Praga, nieta de Finn, el iluminador (personaje del primer libro de la autora El maestro iluminador, 2005), el cual se gana la vida “iluminando”, es decir traduciendo ejemplares de la Biblia, desafiando a la autoridad eclesiástica de su tiempo, este y los dramáticos acontecimientos que llevaron a la muerte de su prometido Martín seguidor de Jan Hus, otro gran personaje de estos años turbulentos, considerado hereje por la Iglesia Católica, provocan que Ana tenga que dejar Praga con un grupo de gitanos que la conducirán a Reims, Francia, aunque el destino de Ana de Praga es Inglaterra, en esta época Ana seguiría la profesión de su abuelo, seguir “iluminando” libros prohibidos y comerciarlos con sumo cuidado.

Al igual que su abuelo, Ana se ubica entre los enemigos de la Iglesia, no solo por desacreditar sus dogmas a la luz de las escrituras si no por ser una “copista” de la Biblia en inglés y otras lenguas fuera del latín, y de escritos de Jhon Wycliffe, quien en el siglo XIV provocó gran revuelo que devino en una insurrección campesina que sofocó Enrique IV de Inglaterra, estos escritos eran acogidos en la Universidad de Praga.

Mientras tanto Fray Gabriel es un buldero dominico (buldero: un vendedor de indulgencias), es conminado por el Arzobispo de Canterbury ante el Príncipe Harry, futuro Enrique V de Inglaterra, para espiar a Lord Jhon Oldcastle (Lord Cobham), y buscar pruebas de ser un hereje y así condenarlo.

Fray Gabriel y Ana de Praga llevarán al lector a conocer las grandes interrogantes humanas en años turbulentos y la valentía que surge en los corazones ante el peligro de perder lo que más se ama en el mundo.

La ambientación del entorno es magnífica, y el contexto socio político en el que se mueven los personajes ayudan al lector a inmiscuirse en las decisiones, posturas y juicios de estos ante las difíciles circunstancias en las que se mueven.

Estamos ante la negativa de la Iglesia de la traducción de la Biblia al inglés y otras lenguas que no fuese el latín y ante los primeros cuestionamientos a los que se enfrentan como institución, no solo las indulgencias, hablamos de muchos puntos doctrinales que han sido motivos de conflictos de la Iglesia Católica con corrientes de pensamiento a lo largo de la historia, y nótese que estamos ante escenarios que anteceden a la Reforma Protestante de Martín Lutero y la Contrareforma de Trento.

Lo que deja este libro es la reproducción de una sociedad actual que aún sigue siendo intolerante a los cuestionamientos, a las ideas, a las propuestas de otros, Ana de Praga se reproduce en organizaciones religiosas, laicas y políticas; siempre las ideas que vengan a poner en peligro el equilibrio de los dueños de poder  serán perseguidas, expulsadas o se luchará por aniquilarlas, los ejemplos a nuestro alrededor son innumerables.

Brenda Vantrease domina muy bien el tema, a pesar de que deja clara las posiciones incluso teológicas de algunos personajes, el libro no es para nada tedioso, es bien sensible al manejar los temas más complicados, no resulta chocante en ningún momento, naturalmente a un buen católico como yo podría causarle cierta molestia, algo así como cuando hacés dieta y has comido de más, pero la maravillosa forma de exponer ideas y contrastarlas con las de cada quien es la mejor forma de disfrutar de lo que se lee. Sin duda alguna en algún momento la Iglesia tuvo que ceder ante la presión, pero para eso tendrían que pasar muchos siglos, el Concilio de Trento persiguió otro fin totalmente distinto, siguió enalteciendo las doctrinas y cultos que fueron atacados en estos años, pero cambio de táctica, si a Jhon Wycliffe le debemos que hoy podamos leer la Biblia en español al Concilio de Trento le debemos el barroco.

Muy pretensioso sin duda, pero el libro en cuestión no lo es, expone de forma sencilla un problema que sigue teniendo actualidad, han cambiado los escenarios y los protagonistas, hoy son otros los que están en el poder, y son otros los perseguidos, que la Biblia se pueda leer en otros idiomas no fue la solución final, como tampoco fue la de Hitler, ni como creo que será el COVID-19.

La Comerciante de Libros. Brenda Vantrease. 2009. Maeva Ediciones. Embolsillo.

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s